BLOG DIDÁCTICO DE JUAN CARLOS DONCEL (IES SIERRA DE SAN PEDRO. LA ROCA DE LA SIERRA, BADAJOZ)

Las islas más remotas del planeta


En nuestro planeta hay lugares muy remotos, de muy difícil acceso donde la sensación de aislamiento es total. Probablemente esa sensación se incrementa si estamos hablando de islas. En el mundo hay varias de ellas que están muy alejadas de cualquier tierra firme y, por sorprendente que parezca, algunas están pobladas permanente por población enraizada en el territorio.
En esta entrada nos vamos a acercar a varias de esas islas. Unas tienen habitantes todo el año, algunas solo están habitadas parte del año por científicos o militares y otras están despobladas, pero todas ellas tienen en común su aislamiento.

Tristan da Cunha, el lugar habitado más aislado del mundo


Vista de la única localidad de Tristan da Cunha, Edimburgo de los Siete Mares

TRISTAN DA CUNHA  es el lugar habitado permanentemente por población nativa más remoto y aislado del planeta. La isla está ocupada en su inmensa mayoría por un volcán y la pequeña localidad de Edimburgo de los Siete Mares está situada en su extremo noroeste, en una estrecha franja aplanada que ocupa una pequeña parte de la abrupta isla. En Tristan viven algo menos de 300 personas, la mayoría emparentadas (solo hay 8 apellidos diferentes). Esta isla, como la isla de GOUGH, en la que hay una base meteorológica sudafricana permanente, es una dependencia de la isla de SANTA ELENA (territorio británico de ultramar). Santa Elena es la isla más poblada de todo el Atlántico sur y es muy conocida por ser el lugar de destierro y reclusión de Napoleón. Cuenta con varias localidades y más de cuatro mil habitantes y de ella depende también otra pequeña isla escasamente habitada (no llega a mil habitantes), situada a más de mil kilómetros hacia el norte: ASCENSIÓN

Paisaje volcánico de la isla de Ascensión, posesión británica en el Atlántico

Isla de Santa Elena, posesión inglesa en el Atlántico

Al sur de Tristán da Cunha y Gough, en ese inmenso espacio oceánico donde se unen el Oceáno Atlántico  el Océano Glacial Ártico hay dos archipiélagos muy aislados, ambos británicos: son las islas GEORGIAS DEL SUR y las SANDWICH DEL SUR. Reivindicadas por Argentina, estos dos grupos de islas están a casi mil quinientos kilómetros de las islas Malvinas y carecen de población permanente nativa. Durante un tiempo existió un enclave ballenero con una respetable población denominado Grytviken en la isla principal de las Georgia del Sur. Hoy existe cerca de las ruinas de la estación ballenera una base científica. Como curiosidad, en 1905 se liberaron renos para abastecer de carne  a los trabajadores del centro pesquero y en la actualidad existe en la zona la mayor colonia de renos silvestres del mundo.

Iglesia de Grytviken, en las Georgias del Sur

Islas Sandwich del Sur

En esta misma área, pero hacia el este está el lugar más aislado de nuestro planeta. No hay tierra emergida a menos de mil seicientos kilómetros ni lugar habitado a menos de dos mil. Se trata de la pequeña isla de BOUVET, un pequeño islote de 49km2 cubierto casi en su totalidad por glaciares. Descubierta por el francés Bouvet en el siglo XVIII, fue anexionada a Noruega en 1930. Hoy está completamente deshabitada.

Bouvet (Noruega) es la isla más remota que existe

Al norte de Santa Elena, ya en Europa, en el Atlántico Norte, existen también islas remotas y perdidas. Es el caso de la isla de Corvo, la más occidental del archipiélago portugués de las Azores, o las islas noruegas de Jan Mayen y Svalbard. CORVO tiene algo más de cuatrocientos habitantes y, aunque cercana a la isla de Flores, ambas han tenido tradicionalmente un fuerte aislamiento con respecto al resto de su archipiélago. JAN MAYEN es una isla noruega a más de quinientos kilómetros de Groenlandia o Islandia y a casi mil de Noruega. Solo está habitada por una estación científica. Más al norte, en el Océano Glacial Ártico, se sitúa el archipiélago noruego de las SVALBARD, un extenso grupo de islas con un clima muy frío y habitado por apenas tres mil personas, algo más de la mitad noruegos y el resto mineros rusos que por el Tratado de Svalbard de 1920 tienen derecho a explotar sus recursos.


Isla portuguesa de Corvo, perteneciente al archipiélago de las Azores

Costa de la isla Jan Mayen

Localidad de Longyearbien, capital de las Svalbard

Cerca del paso entre el Atlántico y el Índico, al sur de este último oceáno, se sitúa el archipiélago de KERGUELEN, a dos mil kilómetros de la Antártida y a cinco mil de Ciudad del Cabo. El archipiélago, al que se tarda seis días en llegar desde la también francesa isla de Reunión, está constituido por una gran isla (Grand Terre) con casi siete mil km2 y multitud de pequeñas islas. A pesar de su tamaño, el lugar tiene un clima muy adverso y está deshabitado, salvo por la presencia de un nutrido grupo de científicos en la base de Port-aux-Français.

Mapa de la isla principal de Kerguelen, posesión francesa en el Índico

Base científica francesa en Kerguelen

En pleno centro del Océano Índico se encuentra la isla-atolón de DIEGO GARCÍA (Reino Unido), perteneciente al archipiélago de Chagos. Por su posición estratégica, Diego García y el resto de islas fueron desalojadas y su población nativa (1.800 habitantes) obligada a trasladarse para construir en ella una gran base estadounidense. Aunque muy lejana, la isla tiene una posición central en el Índico que le otorga un gran valor militar.

Atolón de Diego García

Pero si un océano alberga más islas remotas ese es el inmenso Pacífico. En esa enorme masa de agua sobreviven comunidades humanas en lugares tan remotos como las islas Marquesas (Francia), Pitcairn (Reino Unido) o Pascua (Chile).
PITCAIRN es un lugar interesantísimo. Es el único territorio británico de ultramar en el Pacífico. Está habitado por menos de cincuenta personas de nueve familias, en su mayoría descendientes de los amotinados del barco Bounty y de la población polinesia que huyó con ellos hace siglos a esta isla deshabitada y desconocida por entonces. Viven en un único asentamiento humano, Adamstown, y tienen su propia lengua, el pitcairnés-norfolkense, una mezcla de inglés y tahitiano hablado también en la isla australiana de Norfolk.

Isla de Pitcairn

Escuela de Adamstown, capital y única localidad de Pitcairn

Las ISLAS MARQUESAS son un grupo numeroso de pequeñas islas que constituyen el lugar más remoto de la Polinesia Francesa. A casi dos mil kilómetros de Tahití, se dispersan en una amplia área y solo algunas de ellas están habitadas por varios miles de habitantes. Hoy el incipiento turismo y la creación de aeropuertos ha reducido sensiblemente su secular aislamiento.

Las islas Marquesas son de origen volcánico

A varios miles de kilómetros al este se sitúa la isla chilena de PASCUA O RAPA NUI. Habitada tradicionalmente por población polinesia que conserva su lengua (también se habla español) y que fue capaz de crear una compleja cultura cuya máxima expresión fueron los monumentales ídolos de piedra conocidos como moáis. En la actualidad la isla tiene más de cinco mil habitantes de los que la mitad conservan la lengua autóctona.

Moáis en la isla de Pascua (Chile)

En el Pacífico, pero en áreas más septentrionales, encontramos otras islas remotas y perdidas, aunque en este caso sin población nativa permanente, o deshabitada como en el caso de la isla francesa de Clipperton o con la presencia de militares o científicos como en las islas estadounidenses de Midway, Palmyra o Johnston.

CLIPPERTON, a más de mil kilómetros al oeste de México, es un minúsculo atolón bajo dominio francés. Con forma anular, contiene un lago en su interior y su altura media es muy baja, salvo un pequeño promontorio de 29 metros. Hoy está deshabitado, pero a finales del siglo XIX y comienzos del XX hubo una comunidad de mineros del guano y luego una guarnición militar mexicana, la mayoría de cuyos integrantes terminó muriendo por hambre y enfermedad abandonados a su suerte por un México en guerra civil.

Isla de Clipperton

PALMYRA y MIDWAY son dos pequeños atolones estadounidenses perdidos en el Pacífico y convertidos hoy, después de haber tenido funciones militares, en zonas naturales protegidas. Son lugares deshabitados, salvo por funcionarios o investigadores ecologistas. Como curiosidad, en las cercanías de Midway se desarrolló una de las batallas navales más importantes de la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad el anillo coralino que forma Midway tiene gran valor ecológico por su riqueza en aves pero sufre las consecuencias de la invasión de toneladas de plásticos que arrastran las corrientes hacia el atolón y que ponen en peligro la supervivencia de su riqueza natural.

Costa de Palmyra

El atolón de Midway se compone de dos pequeñas islas

Caso a parte es la pequeña isla de JOHNSTON, espacio militar cerrado y ocupado casi por completo por una base del ejército con más de mil hombres. Con apenas 2,8 km2, Johnston es una minúscula tierra emergida al suroeste de Hawai.

Isla de Johnston

La evolución de la industria lítica en el Paleolítico

Diversas herramientas empleadas en el Paleolítico
Si algo caracterizó a los primeros hombres y los diferenció de otros homínidos fue, sobre todo, su capacidad para fabricar útiles. No solo utilizar objetos como instrumentos, sino especialmente darles  una forma para que resultaran más eficaces, forma no accidental sino buscada conscientemente de acuerdo con modelos uniformes.

Proceso de elaboración de un bifaz

PALEOLÍTICO INFERIOR (2,5 millones de años- 125.000 años)

Homo habilis fabricando un canto tallado

Los primeros utensilios de fabricación humana encontrados hasta la fecha aparecen asociados al HOMO HABILIS: son los cantos tallados o trabajados por una cara (cantos monofaciales o choppers) o por dos caras (cantos bifaciales o chooping tool). Eran cantos en los que se había conseguido un filo cortante mediante percusión, empleando otra piedra más dura llamada percutor. Esta primera manifestación cultural se denomina PEBBLE-CULTURE O CULTURA DE LOS GUIJARROS. Probablemente el hueso y la madera fueron también empleados como útiles cortantes, pero por una parte es difícil reconocer en ellos el trabajo humano, y por otra parte su conservación hasta nuestros días ha sido imposible.


Canto trabajado monofacial del Paleolítico superior

Canto trabajado bifacial del Paleolítico inferior

Con el tiempo, la industria de cantos tallados se hace más compleja al extenderse la talla al resto del núcleo, buscando formas apuntadas que, al ser trabajadas por las dos caras, reciben  el nombre de bifaces. Estos instrumentos, llamados también hachas de mano, conforman la base de la denominada INDUSTRIA ACHELENSE, extendida por África, Europa y Asia y asociada a HOMO ERECTUS. La industria achelense se caracteriza también por una progresiva diversificación de los útiles buscando una mayor eficacia: aparecen, junto al bifaz, el hendedor, el triedro o la raedera. Pero  no por ser los bifaces las piezas más llamativas de esta etapa hay que infravalorar la tendencia creciente a lo largo de la últimas fases del Paleolítico inferior a trabajar no solo los núcleos de las piedras, sino también las lascas y esquirlas que saltan de ellos al tallarlos, y que conforman una auténtica industria de lascas. Ese trabajo con lascas supone el desarrollo de una nueva técnica de trabajo que denominamos "técnica levallois", consistente en la talla centrípeta del núcleo de piedra para obtener lascas cuya forma ha sido predeterminada por el tallador.

El Homo Erectus conocía el fuego y lo usó para endurecer las puntas de sus armas de madera

Bifaz achelense

Bifaz achelense

PALEOLÍTICO MEDIO (125.000-40.000 años)

En Eurasia aparecerá una nueva cultura ligada a un nuevo tipo humano, el HOMBRE DE NEARDENTAL, y denominada CULTURA MUSTERIENSE.  Esa cultura más evolucionada tendrá ya un gran desarrollo de la industria lítica sobre lascas. 
Globalmente asistimos en este periodo a un doble proceso:
-Microlitización o reducción del tamaño de los útiles, desapareciendo progresivamente la industria macrolítica.
-Mayor especialización y diversificación tipológica. Ahora serán frecuentes raederas, denticulados, cuchillos, puntas, raspadores o buriles.

El hombre de Neardental ya empleaba gran variedad de armas

Piezas de sílex de la industria musteriense del Paleolítico medio

PALEOLÍTICO SUPERIOR (40.000-10.000 años)

Los rasgos que identifican al Paleolítico Superior, durante el que vive el HOMO SAPIENS SAPIENS, frente a otros periodos previos son muchos:
- Por un lado continua el proceso de microlitización con el desarrollo de la industria laminar, que supone el trabajo sobre lascas más largas que anchas. Eso supone un mejor aprovechamiento de la materia prima y una mayor rentabilidad de su uso en relación a una determinada función.
- Asistimos a la profundización en una tendencia que viene de mucho antes, a una mayor diversificación tipológica, que se observa en el desarrollo de las herramientas de hueso y asta (proyectiles como azagayas o arpones, punzones, agujas, etc.). Este cambio industrial va destinado a obtener una mayor eficacia en el aprovechamiento del medio.

Variedad de herramientas y adornos del Paleolítico superior





Hombres del Paleolítico superior cazando


En el área europea se aprecia en el Paleolítico Superior una sucesión de culturas:

- CHATELPERRONENSE, vinculado con las últimas manifestaciones de la cultura musteriense.
- AURIÑACIENSE, caracterizado por la presencia de gran variedad de industria lítica. Las puntas con pedúnculo o los raspadores son piezas muy representativas. También es frecuente la industria sobre asta y  hueso como las azagayas de base hendida.

Puntas pedunculadas auriñacienses

- GRAVETENSE, en el que el elemento más característico en la punta de Gravette.


Puntas gravetenses


- SOLUTRENSE, en el que la talla del sílex alcanza una gran perfección y se multiplican los tipos de puntas de flecha muy logradas. Entre las piezas líticas apuntadas destacan las puntas de cara plana (de sección muy plana y retocadas en toda la superficie de una cara) o las hojas de laurel o de sauce (puntas retocadas en las dos caras).
Hoja de laurel solutrense

- MAGDALENIENSE, caracterizado por un gran desarrollo de la industria sobre hueso y asta, destacando azagayas y arpones. En lo referido a la industria lítica son frecuentes los buriles, relacionados con el frecuente trabajo del hueso, raspadores y puntas.

arpones del magdaleniense


Para finalizar presento aquí algunos otros recursos con los que podemos trabajar sobre este tema. En primer lugar un sencilla presentación de elaboración propia con los más representativos instrumentos del Paleolítico con información sobre su cronología y su uso. Además he seleccionado un par de vídeos que muestran el desarrollo de las técnicas de la fabricación de herramientas líticas.


                           Herramientas del paleolítico from Juan Carlos Doncel Domínguez

        


             video

Introducción a la Geografía física de España y Portugal con mapas

Aunque habitualmente se estudia la España física al margen de Portugal, considero que la Península Ibérica es una unidad física y una realidad geográfica que es necesario estudiar conjuntamente. Esa es la razón por la que en los mapas que a continuación presento Portugal no parece como un espacio en blanco y también la razón por la que mis alumnos de la ESO se acercan a la realidad física peninsular precisamente utilizando estos mapas.
España y Portugal se encuentran situadas en el extremo suroccidental del continente europeo y ocupan casi seiscientos mil km2. Ambos países ocupan la Península Ibérica pero incluyen también varios territorios insulares: los archipiélagos de Canarias y Baleares pertenecen a España mientras que las islas Azores y las de Madeira son parte de Portugal.


RELIEVE
El RELIEVE PENINSULAR es el resultado de los movimientos de placas tectónicas africana y euroasiática que tuvieron lugar durante la era Terciaria (desde hace unos millones de años).
La Península está dominada por una gran Meseta Central. El Sistema Central y su prolongación portuguesa de la Sierra de la Estrella divide la Meseta en dos partes: una Submeseta Norte y Submeseta Sur. La Submeseta Norte está constituida básicamente por la cuenca fluvial del río Duero, mientras la Submeseta Sur está ocupada por las cuencas de los ríos Tajo y Guadiana, separadas entre ellas por los Montes de Toledo. La gran extensión de la Meseta Central explica la elevada altitud media de la Península.
Un conjunto de cordilleras y macizos montañosos rodean la Meseta: el Macizo Galaico y los Montes de León por el noroeste, Tras os Montes por el oeste portugués, la Cordillera Cantábrica al norte, el Sistema Ibérico al este y Sierra Morena al sur.
Hay también tres sistemas montañosos exteriores a la Meseta: los Pirineos, que hacen frontera con Francia, el Sistema Costero Catalán en el litoral nororiental y los Sistemas Béticos al sur (compuesto de dos alineaciones: Sistema Subbético y Sistema Penibético). En el Sistema Penibético se levanta el pico montañoso más alto, el Mulhacén (3.478 m.).
Entre estos sistemas montañosos exteriores y las cordilleras que bordean la Meseta, se sitúan dos grandes depresiones: la Depresión del Ebro al noroeste y la Depresión del Guadalquivir al sur. A ello abría que añadir la Depresión portuguesa del Tajo, situada en la desembocadura del río.


El RELIEVE LITORAL de la Península es bastante macizo, salvo en el caso de Galicia, donde las rías dan lugar a una costa recortada. La costa cantábrica es rectilínea y acantilada, la costa mediterránea alterna playas bajas y arenosas con elevaciones montañosas cercanas al litoral, la costa atlántica española y portuguesa (salvo Galicia) tiene un litoral bajo y arenoso, salvo en la costa central de Portugal, a la altura de Lisboa, donde se vuelve rocoso.

El RELIEVE INSULAR de España y Portugal comprende varios archipiélagos: A España pertenecen Islas Baleares y las Canarias mientras que a Portugal los archipiélagos de Azores y Madeira.
El archipiélago balear comprende las islas de Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera y Cabrera. El archipiélago canario es de origen volcánico y mayoritariamente montañoso. Incluye las islas de Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote. Estas dos últimas islas son más llanas que el resto. En Tenerife se sitúa el pico montañoso más alto de España, el Teide (3.718 m.).

SUELOS
Podemos distinguir cuatro áreas:
  • Los terrenos silíceos ocupan la parte occidental de la Península Ibérica y algunas áreas del Pirineo y la Cordillera Penibética; está constituida por rocas muy duras (granitos, pizarras, cuarcitas...) y muy antiguas.
  • La terrenos calizos forman una especie de Z al revés y extiende por Pirineos, Montes Vascos, parte oriental de la Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico, Sistema Subbético y parte occidental del Penibético. También tienen presencia en la costa del centro de Portugal. Está formada por materiales de origen mayoritariamente marino y más blandos.
  • La terrenos arcillosos ocupan zonas bajas de la Península Ibérica: llanuras costeras, depresiones del Guadalquivir, Ebro y Tajo, zonas centrales y orientales de las dos submesetas. Está formada por arcillas o arenas muy finas fruto de la erosión de las montañas de alrededor.
  • Los terrenos volcánicos ocupan los archipiélagos atlánticos de Canarias, Madeira y Azores.

HIDROGRAFÍA
Los ríos peninsulares vierten sus aguas en tres mares diferentes: el Cantábrico, el Atlántico y el Mediterráneo.
Los ríos de la vertiente cantábrica son cortos y tienen un caudal abundante y regular a lo largo de todo el año.
Los ríos de la vertiente atlántica son de dos tipos:
  • Los ríos gallegos son cortos y con un caudal abundante e regular.
  • En el resto de la vertiente predominan los ríos largos y con notable caudal, mayor cuanto más al norte (mayor en el Duero que en el Guadiana) y con una bajada importante en verano a causa de la sequía. Entre estos ríos está el Tajo, el más largo de la Península con más de mil kilómetros.
Los ríos de la vertiente mediterránea son más cortos que los de la Atlántica y presentan, por lo general, un caudal escaso e irregular. En verano su caudal es muy escaso mientras que las lluvias torrenciales de comienzos del otoño pueden provocar inundaciones. Una excepción es el Ebro, un río largo que además es el más caudaloso de la Península.

CLIMAS Y VEGETACIÓN
En la Península Ibérica predomina el clima mediterráneo, pero también se dan los climas oceánico y de alta montaña. En los archipiélagos atlánticos aparece también el clima subtropical.
El CLIMA OCEÁNICO domina en una estrecha franja que comienza en el norte costero de Portugal, sigue por Galicia y continua por toda la costa cantábrica hasta los Pirineos. El clima oceánico carece de sequía y presenta abundantes precipitaciones anuales, con temperaturas suaves en verano y no frías en invierno. La vegetación es siempre verde y muy abundante, con el predominio del bosque atlántico caducifolio de robles, castaños y hayas.
El CLIMA MEDITERRÁNEO se caracteriza por una mayor oscilación térmica anual que el oceánico, con veranos muy calurosos y secos. La sequía estival o veraniega y la mayor escasez de precipitaciones favorece el desarrollo de una vegetación más adaptada a la sequedad. En la Península ocupa el resto del territorio e incluye también las islas Baleares.
En cuanto a la vegetación, predominan matorrales como la jara, el brezo o la retama y especies arbóreas como la encina, el alcornoque o el acebuche.
Podemos distinguir tres tipos:
  • Mediterráneo típico o costero, con temperaturas cálidas en verano y suaves en invierno. Se extiende por las zonas costeras y el los valles del Guadiana y Guadalquivir.
  • Mediterráneo continentalizado o de interior, con invierno más fríos de los normal por la elevada altitud y la lejanía de la costa. Se sitúa en las mesetas interiores y en el valle del Ebro.
  • Mediterráneo semidesértico o árido, con una sequía mayor de lo normal y unas lluvias muy escasas, por debajo de 300 mm al año. Se sitúa en el sureste de la Península.
El CLIMA SUBTROPICAL ocupa las islas Canarias y la islas portuguesas de Madeira . Se caracteriza por temperaturas cálidas todo el año y lluvias escasas y concentradas en invierno, siendo más secas las islas más cercanas al continente africano. En las zonas húmedas se desarrolla el bosque de laurisilva y el pino canario y en las zonas más áridas matorrales xerófilos (adaptados a la sequía).
El CLIMA DE ALTA MONTAÑA se caracteriza por presentar precipitaciones más abundantes y temperaturas más bajas que en las zonas llanas más cercanas. En la Península su presencia se reduce a las zonas más altas de los Pirineos, la Cordillera Cantábrica, el Sistema Central, el Sistema Ibérico y la Cordilleras Béticas.

FACTORES DEL CLIMA PENINSULAR
El clima peninsular está definido por los siguientes factores:
  • España está situada al sur de la zona templada lo que hace que las temperaturas sean más altas y la duración del día sea mayor en el invierno.
  • El hecho de que sea una península rodeada de mares favorece que amplias zonas costeras tengan temperaturas muy suaves.
  • La disposición periférica de las montañas (situadas cerca de las costas aislando el interior) favorece que las zonas interiores alejadas de la costa no reciban la influencia marítima y tengan invierno más fríos y menos lluvias.
  • La elevada altitud media del territorio hace que bajen las temperaturas en las zonas más altas, como las amplias montañas y las numerosas montañas.



PARQUES NACIONALES
En España hay más de 500 espacios protegidos por su especial valor paisajístico y ecológico. Las formas de protección son muy diversas: parque nacional, parque natural, monumento natural, reserva natural, zona de especial protección de aves, zona de interés regional, etc.; de entre todos ellos tienen especial relevancia los parques nacionales, que son 14 espacios con una protección máxima por su valor ecológico incalculable. Podemos clasificarlos atendiendo a los tipos de ecosistemas que protegen:
  • Parques de alta montaña
    - ORDESA. Primer parque español. Incluye el famoso cañón de Ordesa de gran belleza donde se desarrolla un bosque mixto de hayas y coníferas (abetos).
    - PICOS DE EUROPA. Parque compartido por tres comunidades autónomas (Castilla y León, Asturias y Cantabria). Presencia de especies muy valiosas como urogallos y osos.
    - SIERRA NEVADA. El mayor parque español que protege el pico más alto de la Península (Mulhacén).
    - AIGÜESTORTES. Parque que incluye numerosos lagos de alta montaña.
  • Parques de bosque mediterráneo
    - MONFRAGÜE. Bosque mediterráneo y dehesas con gran valor faunístico, especialmente en aves rapaces y carroñeras. Está cruzado por el río Tajo.
    - CABAÑEROS. Conservado por haber sido anteriormente un espacio militar.
  • Parques de marismas y humedales
    - DOÑANA. El parque español con mayor valor ecológico. Lugar de parada de aves migratorias y hábitat de una importantísima población de linces ibéricos. Presenta tres espacios diferenciados: dunas costeras, marismas y bosque.
    - TABLAS DE DAIMIEL. Humedal manchego afectado por una sequía permanente debida a la acción humana (sobreexplotación de los acuíferos).
  • Parques marítimo-terrestres
    - ISLAS ATLÁNTICAS. Grupos de pequeñas islas situadas a la entrada de las rías de Vigo, Pontevedra y Arousa.
    - CABRERA. Su fondo submarino es uno de los mejor conservado del Mediterráneo.
  • Parques canarios
    - GARAJONAY. Protege el espacio central de la isla de Gomera, que conserva un magnífico bosque de laurisilva.
    - CALDERA DE TABURIENTE. Protege un antiguo cráter de volcán con grandes bosques de pino canario.
    - TEIDE. Incluye una completa representación de los diversos niveles de vegetación que se desarrollan en las laderas del volcán-montaña más alto de España.
    - TIMANFAYA. Magnífico ejemplo de paisaje volcánico en zona árida.